Si aún no tienes claro cambiar la bañera por un plato de ducha, os dejamos unas cuantas ventajas para ayudarte a decidirte.

  1. Limpieza: la diferencia entre limpiar una bañera y un plato de ducha es abismal. No es lo mismo frotar una superficie prácticamente plana de 90×90 cm (aproximadamente) a frotar una mucho más amplia de 150×70 cm (aproximadamente) y además con cierta profundidad.
  2. Accesibilidad: acceder a la ducha, e incluso poder sentarse en ella con un asiento especial, es algo que facilita mucho el día a día, tanto de personas mayores como de aquellas en plenas facultades pero que en determinados momentos (por ejemplo, por una lesión) necesitan un lugar donde asearse fácilmente.
  3. Peligrosidad: relacionado con el punto anterior tenemos el tema de la peligrosidad, por ejemplo de niños pequeños en bañeras demasiado profundas, o de picos de bañeras contra los que poder darse un mal golpe. Por no hablar de los clásicos resbalones, muy comunes en bañeras antiguas y desgastadas.
  4. Espacio: si siempre te quejas del poco espacio que tiene un baño para el almacenamiento de toallas, papel higiénico y productos de belleza, te vamos a dar una brillante solución. Una gran ventaja de cambiar tu bañera por un plato de ducha es que tendrás mucho más espacio para introducir algún sistema de almacenamiento adicional.
  5. Funcionalidad: ¿cuándo ha sido la última vez que te has dado un baño relajante? No cabe duda de que tener una bañera en casa puede ser una opción ideal para determinados momentos, pero para el día a día donde lo que hacemos es ducharnos, ensuciar una bañera no tiene sentido.
  6. Ahorro: la bañera nos empuja a realizar largos baños más a menudo de lo que nuestra economía, en ocasiones, nos permite. Por ello, con una ducha ahorrarás dinero, agua y tiempo. Por no hablar de que la instalación es más económica por norma general.
  7. Diseño: a diferencia de antes, una ducha ya no tiene por qué ser la versión económica de una forma de asearse cada mañana. Si lo deseas puedes hacer una ducha de diseño con grandes aportaciones como colorterapia y otros sistemas que la conviertan en un auténtico spa.

¿Ya lo tienes claro?

Llámanos sin compromiso y te daremos presupuesto