¿Estás pensando en actualizar tu hogar con alguna reforma y no sabes como planificarlo? Es lógico que entren dudas a la hora de comenzar una reforma. Cuando se realiza una mejora parcial, que suele ser para actualizar y mejorar, lo habitual es que se siga viviendo allí, lo que puede suponer un problema o engorro.

Aunque las reformas más frecuentes se realizan en la cocina y baño, hay un montón de opciones. Estas pueden ser un cambio de ventana, renovación de la carpintería, nuevos armarios, cambiar el suelo… en definitiva, cualquier cosa que revalorice la vivienda y le de un toque más actual.

¿Cómo planificarnos una reforma parcial?

Lo primero que debes tener en cuenta son los plazos de entrega. Infórmate bien y cierra unos plazos de entrega fijos para poder organizarte en tu hogar.

Por ejemplo, si vas a reformar la cocina, es muy importante conocer este tiempo para encontrar soluciones mientras no puedes hacer uso de ella.

Además, para que la reforma termine en su momento, es fundamenta conocer los materiales que se utilizarán. Si los materiales no están a tiempo, la finalización se retrasará. Imagina que la reforma del baño ha acabado, pero sigue faltando un mueble que has elegido o la mampara. Esta demora provocará que se alargue el tiempo de espera para poder utilizar el baño.

Debemos tener claro la cantidad de materiales que se van a pedir, incluso los revestimientos y cementos a utilizar. Cualquier detalle influye en los plazos de entrega y es importante conocerlos para poder organizarte durante el tiempo que no puedas utilizar la parte de tu casa que se está reformando.

Por otra parte, si vas a realizar una reforma que afecte a varias zonas de la casa. Es probable que también afecte a los armarios. Aprovecha para cambiar su distribución interior y ampliar la capacidad de almacenaje.