El parquet nunca pasa de moda. Es una alternativa que aporta un toque acogedor en cualquier estancia. No obstante, el paso del tiempo, como en todo, pasa factura. La humedad o productos de limpieza pueden hacer que se vea deteriorado, pero no te preocupes, te damos la solución. Te dejamos algunos consejos para reparar el parquet sin acuchillar.

Consejos para reparar el parquet sin acuchillar

Usando aceite

La madera adora el aceite, por lo que es una excelente forma de cuidar este tipo de suelo. Roble, pino, teca o cerezo son aptos para utilizar aceite para recuperar el brillo. Pero no solo eso, el aceite es muy necesario para que la madera no se reseque.

Frota el parquet con un paño limpio que tenga un poco de aceite cada dos o tres meses. Lo más importante es controlar la cantidad de aceite, si te pasas puede retirar el exceso con un paño de algodón seco.

Polvo de talco

Que el parquet se levante o cruja puede ocurrir por cambios de humedad, ya que provocan que las tablas cambien de tamaño y no encajen bien. Para ello, utilizar polvo de talco es una solución bastante efectiva. Esparce un poco entre las juntas, después limpia la zona con un trapo húmedo.

Humidificador

¿Sabías que para que el parquet se conserve en perfecto estado debe haber una humedad ambiental de entre un 35 % y un 65%?

Si la humedad es inferior, un humidificador puede ser la solución. Por el contrario, si hay más humedad, deberás utilizar un deshumidificador.

Fieltro para muebles de madera

Los suelos de madera hay que protegerlos de los rayazos. Los principales culpables de que esto ocurra son los muebles pesados, por lo que una medida efectiva es colocar fieltro en las patas de los muebles.