Todos sabemos lo complicadas que se vuelven a veces las reformas, sobre todo por los imprevistos. Uno estima un gasto y de pronto aparecen los yaqués y los ha habido un imprevisto. Por eso es importante establecer un límite de presupuesto y dejar una parte para imprevistos.

A la hora de plantear una reforma hay que tener en cuenta dos factores. El primero es el presupuesto y el segundo nuestro listado de necesidades. Cuanto mayor sea la reforma mayor cantidad de improvistos y cambios de última hora pueden acontecer. También es importante tener en cuenta los trabajos auxiliares que se desarrollan: electricidad, fontanería, carpintería y mobiliario.

Esto último, aunque parezca obvio, no lo es. Suele suceder que el presupuesto inicial para obras termina por comerse el total, por una falta de previsión o de cambios de última hora.

Antes de pedir presupuesto. Realice una estimación

Redacte una lista con los cambios que quiere realizar. Estime el precio de todo el material necesario, al menos en aquello que pueda valorar. Si por ejemplo elije un suelo en madera, piense que su precio de colocación estará en proporción. Así a cada material doble el precio para el coste de mano de obra. Esto le dará una primera idea de cuánto le puede costar. Establezca cuales son sus objetivos imprescindibles y cuales son deseables.
Valore su presupuesto total y establezca un máximo de gasto entre un 75 y 80%. El resto déjelo para imprevistos y cambios de última hora.
Cuando pida un presupuesto debe tener en cuenta varios aspectos.

Tiempo de realización de la obra

Es otra de las pesadillas habituales para los propietarios. Es un clásico saber cuándo entran los albañiles pero nadie parece saber cuándo terminan. Es importante incidir en los tiempos de inicio y fin de obra. Es un aspecto que rara vez se valora o se deja en el aire. Hay que tener en cuenta que en una reforma pueden suceder imprevistos, pero estos no deberían de retrasar eternamente la entrega. Un buen profesional debe saber cuánto tarda en realizar un trabajo y establecer un margen de seguridad. Si realiza cambios sepa que también consumirán más tiempo del establecido.

Detalle de los conceptos

Rehúya de presupuestos generalistas que no especifican qué se incluye. Si el presupuesto incluye materiales, exija que se especifique las características de esos materiales. En todo hay calidades y son importantes. El presupuesto debe contar con los trabajos de mano de obra que se va a realizar. Si incluye fontanería, electricidad, etc. Cuanto más detallado sea más control tendremos.
Pida que le incluya el precio/hora para trabajos imprevistos o no cuantificados a priori en el presupuesto.

Métodos y plazos de pago

Es común que cuando un presupuesto incluye materiales, el profesional pida por adelantado el 50% del presupuesto. Esta es una práctica común. El resto debe abonarse, o bien según los plazos establecidos por ambos, o al final de obra. Si la obra es grande, suele establecerse una certificación mensual de trabajos realizados. Si la obra es pequeña al término. Este tipo de condiciones deben anotarse en los presupuestos.