Las duchas a ras del suelo o continuas nos ayudan a crear espacios minimalistas y funcionales. Resultan muy estéticas y aportan amplitud a nuestro cuarto de baño al eliminar barreras arquitectónicas.

Son más seguras, ya que aportan la mayor comodidad posible para entrar y salir de ellas. Al eliminar el escalón, se recomiendan especialmente para personas mayores o con problemas de movilidad, aunque todos nos beneficiamos de despreocuparnos de ese escaloncito con el que más de uno se habrá dado un golpe.

¿Otra ventaja? El baño es mucho más fácil de limpiar y mantener. Menos rincones y elementos a tener en cuenta. Además, es una reforma ideal para darle un toque moderno al cuarto de baño. Se integra perfectamente con el resto de los elementos y renueva la imagen de una manera sencilla.

Aunque instalar duchas a ras del suelo es más sencillo en obras nuevas, no te preocupes, tu baño puede reformarse para ello y normalmente no es necesaria una obra completa. Lo fundamental es instalar una pendiente para ganar altura y que el agua pueda fluir hacia el desagüe.

No obstante, la instalación, obra y modificaciones dependerá de muchos factores. Contacta con un profesional

Síguenos en nuestras redes sociales