Que errores cometemos al reformar el baño

No sólo debemos tener en cuenta la estética y la funcionalidad;  también es fundamental analizar cuestiones como el presupuesto y la calidad de los materiales. Se trata de un proceso complejo que a menudo da lugar a fallos que sufrimos a corto o largo plazo.

En esta ocasión nos centramos en los errores a evitar a la hora de reformar tu baño. 

Errores que no debes cometer al reformar tu baño

Los principales errores que no debes cometer al reformar tu baño son los siguientes:

  1. Una planificación deficiente. Gran parte de los posibles fallos que pueda sufrir nuestro baño en el futuro son el resultado de una pobre planificación previa a la reforma. Lo ideal en este sentido es contar con la ayuda de un profesional cualificado que planifique un diseño completo y eficiente. También es recomendable pedir la opinión de varios expertos y evaluar cuál es la opción más conveniente para nosotros.
  1. No respetar las zonas de seguridad. El Reglamento Electrónico de Baja Tensión establece una zona dentro del cuarto de baño donde están prohibidas las instalaciones eléctricas por motivos de seguridad, como la bañera o la ducha.

 

  1. Una ducha con bordillo. Eliminando este pequeño detalle no sólo prevenimos accidentes, sino que también aumentamos visualmente el espacio de la estancia. Es fundamental dejarlo claro al arquitecto o empresa que va a llevar a cabo la obra antes de que encarguen los materiales.

  1. Ausencia de ventanas. La luz natural y el aire fresco son elementos esenciales en este espacio, y sin embargo, no siempre están presentes. Debemos procurar que nuestro cuarto de baño se sitúe en un espacio abierto a estas posibilidades.
  1. La mampara incorrecta.Debe proporcionar un fácil acceso a la ducha o bañera, para lo cual hay que tener en cuenta cuestiones como la cantidad de hojas, el tipo de apertura o el tamaño.
  1. Materiales de baja calidad.Al igual que la cocina, el baño destaca por el alto nivel de humedad que puede llegar a albergar, algo que afecta notablemente a la pared y el mobiliario. En este caso, el mármol, el granito y el azulejo son muy recomendable gracias a su resistencia y durabilidad.

 

  1. Mala iluminación. A veces la luz natural no es suficiente, o en algunos casos, ni siquiera tenemos acceso a la misma a través del cuarto del baño. Por esto es fundamental instalar los focos de iluminación artificial necesarios, incluyendo varios de ellos en puntos estratégicos; por ejemplo, alrededor del espejo.
  1. Una distribución incorrecta.La posición de los muebles y sanitarios influye enormemente en nuestra comodidad y la funcionalidad del cuarto. Es recomendable plantearse diferentes ubicaciones y analizar cuál es la mejor para nosotros. Lo mejor es consultarlo con el profesional.
  1. Recargar el espacio. A veces queremos incluir demasiados elementos en un baño demasiado pequeño, algo en absoluto recomendable si tenemos en cuenta que esta estancia debe invitar a la relajación. El estilo minimalista es perfecto para ello.
  1. Ubicar el baño en una zona céntrica. Por cuestiones de higiene y comodidad, se recomienda situar el baño lejos de las zonas comunes, siempre que nos sea posible.

 

Fuente: macle.es