Al comenzar una reforma, plantearse aislar acústicamente una habitación es bastante común. Además, con las mejoras actuales, en la fabricación de materiales en cuanto a eficiencia energética, cada vez resulta más fácil aumentar la comida en una habitación. De hecho, existen varios sistemas de aislamiento acústico que puedes instalar al reformar el dormitorio.

Sistemas de aislamiento acústico

Fibras de poliéster

Es uno de los materiales más porosos del mercado. Se colocan en techos y paredes y es especialmente útil para las bajas frecuencias. A la hora de instalarlo es bastante conveniente crear una cámara de aire en las paredes, aunque esto ocupe algo de espacio, ya que ayudan al aislamiento de la habitación.

Este tipo de aislamiento se suele utilizar en las paredes interiores de las viviendas, así que es perfecto para el aislamiento de una habitación independiente.

Lana de roca

Además de aislar térmicamente, también podemos emplearlo como aislante acústico.

Se trata de un material fibroso fabricado mediante rocas volcánicas. Resiste bien la humedad, por lo que es perfecto para paredes y techos interiores.

Fibra de vidrio

Es uno de los materiales más eficientes para la absorción de ruidos. Se consigue tras fundir arena y vidrio reciclado en un horno a alta temperatura.

Polietileno

En espuma es muy ligero y perfecto para instalarlo en paredes y entre los tabiques de separación. Su capacidad de absorción del sonido es mayor a las de las fibras de poliéster.

Espuma de resina de melamina

Es uno de los materiales más ligeros que podemos encontrar en el mercado. El grado de absorción sonora dependerá del grosor de la capa que se coloque.

Poliuretano

Es un sistema bastante económico, que se encuentra en planchas o espumas.

Pladur

No es un elemento aislante en sí, pero se puede utilizar de refuerzo. Es económico y resulta eficiente.