La madera está de moda para el suelo. La aparición de los suelos laminados ha popularizado el uso de este material por su belleza y precio. En estos momentos es habitual la colocación de tarimas en zonas comunes y privadas de la casa, así como en comercios y oficinas.

¿Que suelo es el mas aconsejable?

Aunque estos materiales resultan mucho más delicados en su limpieza y uso, que los suelos cerámicos, los fabricantes han logrado diferentes calidades en función de su resistencia que es importante tener en cuenta a la hora de elegirlos. Dicha calidad se establece en función de la resistencia que presenta. Así la dureza de las tarimas laminadas se establece con un código: AC, cuanto más elevado sea el número que lo acompaña, más resistente es la pieza. Una tarima AC6 es más resistente que un AC4, y esta a su vez mayor que un AC2.

Los fabricantes advierten que dicha resistencia es para diferentes usos. Siempre es mejor aumentar la resistencia por encima de las recomendaciones del fabricante, de esa manera evitaremos sorpresas desagradables.

Las maderas naturales resultan a su vez mucho más delicadas que las tarimas laminadas y su precio es también más elevado, aunque aún hay quien prefiere utilizarlas para zonas no húmedas

Si siempre ha utilizado suelos de cerámicos, una buena alternativa, mucho más resistente y duradera es la colocación de suelos porcelánicos. En estos momentos, el mercado ofrece una gama amplia de materiales que imitan el acabado de la madera, con un magnífico resultado. Es un material muy duro, pero de cuidadosa colocación. Para ello deben emplearse pegamentos específicos. También es importante tener en cuenta que los hay rectificados y sin rectificar. Los materiales rectificados son más difíciles de colocar por la falta de biselado, especialmente en piezas de medidas no estándar.